Entradas

05
Feb

Sexualidad y Cáncer de Mama

Mejorar la Sexualidad tras un Cáncer de Mama

Tras un Cáncer de Mama la mujer va a sufrir una serie de cambios físicos y también de cambios psicológicos, por lo que su vida en general y en particular su vida sexual tiene que adaptarse a esos cambios.

Para mejorar la vida y la sexualidad hay que tener en cuenta una serie de factores, y también determinar que se puede hacer para mejorar los inconvenientes que vayan surgiendo.

Si la sexualidad ha sido importante en tu vida y la de tu pareja, deberías reanudar las relaciones sexuales lo antes posible.

Habla con tu pareja. Explícale cómo te sientes, que quieres iniciar la vida sexual si lo quieres o tus razones para posponerla un tiempo si esto es lo que deseas.parejas_004

Ese puede ser un buen momento para  buscar nuevas formas de dar y recibir placer.

Sexualidad y sensualidad van de la mano y la búsqueda y la práctica de la segunda lleva a la primera.

Disfruta de masajes, colores, olores, música, baños relajantes,… todo aquello que te guste y te haga sentir bien contigo, con tu pareja y con tu entorno.

La sensibilidad de los pezones disminuye por la acción de los tratamientos. Habla con tu pareja de cómo prefieres que te acaricie, o si prefieres que la sexualidad sea menos genital.

Es posible que tu pareja se sienta insegura por miedo a hacerte daño y a no saber como manejar la situación. Es importante que le ayudes a normalizar la relación y trata de evitar las malas interpretaciones hablando abiertamente del tema.

Las molestias que se produzcan a causa de la sequedad vaginal, se pueden solucionar utilizando lubricantes adecuados.

Si no te encuentras cómoda totalmente desnuda, házselo saber a tu pareja y tómate tu tiempo para volver a la normalidad.

Ten en cuenta que la sexualidad tiene muchos fines: comunicación, placer, reproducción.

Tu pareja no puede adivinar tus deseos. Hazle saber qué quieres y cómo.

En el sexo nunca dejamos de aprender. Tras la enfermedad comienza una nueva fase de aprendizaje para adaptarse a las nuevas circunstancias, que no tienen por qué ser menos gratificantes.

El placer está en todo el cuerpo. La sexualidad no es solo genitalidad.

Los dos tenéis derecho a disfrutar. Comunica a tu pareja de forma sincera tus deseos y necesidades.

La sexualidad no se debe centrar única y exclusivamente en la búsqueda del orgasmo.

El sexo debe incluir comunicación, juego, sentido del humor y ternura.

Dedica tiempo al deseo y a la relación con tu pareja.

La sexualidad no tiene que ser una competición. No hay que demostrar nada a nadie ni “dar la talla”.

No aceptes exigencias. Las caricias son regalos que das voluntariamente.

Di no, mientras no te sientas preparada para iniciar las relaciones sexuales y explica a tu pareja los motivos para que no se sienta rechazado, pero no cedas a presiones ni físicas ni psicológicas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada