abr 12

Síndrome Antifosfolipídico (SAF)

Síndrome Antifosfolipídico (SAF)

El SAF se trata de un Síndrome conocido desde hace poco tiempo. Fué descrito por vez primera en el año 1985.

Viene definido por dos componentes fundamentales.

-Se detecta la presencia en sangre de unos anticuerpos específicos de la enfermedad.

-Quien lo padece presenta de al menos de una de las manifestaciones clínicas que van asociadas a esta enfermedad y que son: abortos de repetición, trombosis venosa y trombocitopenia.imagess

Manifestaciones Clínicas del Síndrome Antifosfolipídico

Los síntomas de este síndrome son variados, pero los más frecuentes van a ser los siguientes:

1.- Trombosis venosas o arteriales.

Las trombosis venosas más frecuentes se van a localizar en las extremidades inferiores, pero también pueden aparecer en los pulmones o en las retinianas.

Las trombosis arteriales pueden presentarse en forma de accidente cerebrovascular agudo o de infartos agudos de miocardio.

Es muy frecuente que en estos pacientes se repitan estos episodios, tanto los venosos como los arteriales.

2.- Trombocitopenia.

La trombocitopenia o disminución del número de plaquetas en la sangre va a ser una de las manifestaciones más frecuentes de la enfermedad.

Puede manifestarse en ocasiones en forma de una púrpura trombocitopénica.

3.- Alteraciones Ginecológicas.

Pueden ser:

-Uno o más abortos espontáneos que se producen a partir de la semana 10 de gestación.

-Uno o más partos prematuros de feto normal por aparición de una eclampsia, preclampsia o una insuficiencia placentaria.

- Tres o más abortos de manera consecutiva,  antes de la décima semana de embarazo.

4.- Otras manifestaciones Neurológicas.

Se asocia con frecuencia a la enfermedad la aparición de epilepsia y/o migraña, mielitis transversa o corea.

También pueden presentar estos pacientes síntomas de esclerosis múltiple y deterioro cognitivo importante.

5.- Enfermedad Vascular Cardiaca.

Va a consistir sobre todo en patología de las válvulas cardíacas.

6.- Manifestaciones Cutáneas.

Tales como Livido Reticularis, necrosis digital, hemorragias subungueales, úlceras postflebíticas o púrpura trombocitopénica.

7.- Otras manifestaciones del Síndrome Antifosfolipídico.

Pueden aparecer afectaciones renales.

También pueden presentarse manifestaciones isquémicas a cualquier nivel.

8.- Síndrome Antifosfolipídico Catastrófico.

Se denomina de esta manera al fallo simultáneo por causa trombótica de tres o más órganos.

La mortalidad de los pacientes que lo sufren, a pesar de recibir un tratamiento adecuado, llega a ser del 50% de los casos.

No comments yet.

Add a comment


cinco − = 4

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons