ene 1

Síndrome de Fatiga Crónica

Síndrome de Fatiga Crónica

El Síndrome de Fatiga Crónica es una Enfermedad caracterizada por una intensa fatiga física y psicológica, que no cede con el reposo y aumenta con la actividad física o mental.

Es una entidad clínica grave, compleja y debilitante que cuando aparece obliga, a quién la padece, a reducir todas las actividades de la vida diaria.

Se trata de una enfermedad reconocida por todas las Organizaciones Médicas Internacionales y por la OMS.

Está clasificada con el código G93-3 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (C371145_27041d3fad0025a2f97b830a211c93b0_webIE-10).

La propuesta de clasificación para un futuro CIE-11, ahora en desarrollo, es la de Gj92.

Es de una de las enfermedades más estudiadas durante los últimos años.

Se estima que afecta a un 0,5% de la población mundial. En España se admite que el porcentaje es alrededor de un 0,2-0,5 de la población.

El 98% de los pacientes son de raza blanca (este dato no es muy fiable, porque parece que la mayoría de los estudios se han realizado en grupos de población mayoritariamente de raza blanca).

Ocho de cada diez personas que padecen esta enfermedad son mujeres.

La edad media de inicio es de alrededor de los 30 años. Se han detectado algunos casos en adolescentes.

Se estudia actualmente la posibilidad de que existan mutaciones genéticas que puedan inducir la enfermedad.

No es una enfermedad contagiosa.

La OMS la considera una enfermedad neurológica grave.

Puede afectar de manera progresiva a los sistemas neurológico, inmunológico, endocrino y cardiovascular.

Causas del Síndrome de Fatiga Crónica.

Se desconocen las causas, aunque se considera que este síndrome puede ser el final de una acumulación de factores desencadenantes tales como:

Estrés.

Enfermedades autoinmunes.

Infecciones víricas.

Tóxicos químicos.

Metales pesados.

Alteraciones del sueño.

Sobrecrecimiento intestinal del hongo Cándida Albicans.

Exceso de consumo de antibióticos y/o corticoides.

Radiación electromagnética ambiental.

Infecciones dentales crónicas y endodoncias.

Alimentación con exceso de azúcares e hidratos de carbono de absorción rápida.

Ninguna de estas hipótesis ha podido ser demostrada científicamente.

El 20 de Junio de 2006 se declaró la primera muerte por esta enfermedad en Gran Bretaña.

Se trataba de una mujer de 32 años que, durante 6, la padeció luchando para que reconocieran su enfermedad como física, no mental, como fue considerada hasta el último momento.

No comments yet.

Add a comment


4 − = dos

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons