ene 4

Síndrome de Fatiga Crónica y Embarazo. Tratamiento

Síndrome de Fatiga Crónica

Embarazo y Síndrome de Fatiga Crónica

Parece que en general es bien tolerado el Embarazo por las mujeres con Síndrome de Fatiga Crónica, incluso un alto porcentaje mejora durante esta etapa.

Tras el parto, alrededor de un 50% de las pacientes mantiene la mejoría para pasar posteriormente a tener su grado de afectación habitual.

Es necesario enfocar el control del embarazo y el parto adatado a cada caso concreto.aa

Por el momento no está contraindicado el embarazo a mujeres con Síndrome de Fatiga Crónica ni es recomendable ningún tipo de consejo genético.

Tratamiento del Síndrome de Fatiga Crónica.

En la actualidad no existe tratamiento curativo del Síndrome de Fatiga Crónica y los tratamientos existentes únicamente van dirigidos a mejorar los síntomas.

Uno de los puntos más importantes es explicar al enfermo, y que éste lo comprenda, el alcance de su enfermedad, lo que puede esperar su evolución y recomendar que adapte su vida a las expectativas reales, pues parece que intentar hacer más de lo que puede hacer, lleva a un empeoramiento objetivo de la enfermedad.

1) Tratamiento farmacológico

Algunos tratamientos antivirales se encuentran en fase de estudio avanzado y podrían resultar útiles en este Síndrome.

No se deben utilizar corticoides, salvo excepciones.

Sí puede emplearse, algún otro inmunosupresor (Shiitake, Rituximab) aún en fase de experimentación.

Ansiolíticos para tratar la ansiedad.

Antidepresivos para la depresión.

Fármacos para reducir dolor y fiebre.

En general, como estos pacientes suelen ser hipersensibles a fármacos, sobre todo a los que afectan al Sistema Nervioso Central, el método de tratarlos con estos medicamentos ha de comenzar por dosis muy bajas e ir subiendo poco a poco hasta alcanzar dosis óptimas.

2) Tratamiento no farmacológico

Actividad física: Se ha de realizar de forma regular, sin realizar sobreesfuerzo, con un programa individualizado, adaptado a cada caso, revisado por médico o fisioterapeuta.

Estrés: Se recomienda evitarlo.

No está demostrado que el estrés provoque la enfermedad, pero sí que empeora los síntomas de quienes la padecen.

Las técnicas de relajación son beneficiosas para controlarla.

Dieta sana y equilibrada, evitando en lo posible aditivos y sustancias químicas.

Control de contactos tóxico-químicos que puedan empeorar los síntomas (productos de limpieza, colocar parquet, ropa o muebles nuevos, etc).

Reposo periódico cuando el cuerpo lo requiera alternado con cierta actividad física que evite la atrofia muscular.

Apoyo al paciente.

Psicológico cuando sea necesario o mediante grupos de apoyo de pacientes con la misma enfermedad que dispongan de asesor acreditado.

Prevenir al paciente sobre la búsqueda de información indiscriminada sobre su enfermedad, que puede llevarlo a mayor confusión y ansiedad.

La vacunación parece que está contraindicada en aquellos pacientes con diagnóstico claro de Síndrome de Fatiga Crónica, aunque es un tema aún en discusión en distintos grupos científicos.

Enlaces:

http://www.institutferran.org/fatiga_cronica.htm

.

Referencias:

Joaquín Fernandez Sola. Síndrome de Fatiga Crónica e hipersensibilidad química múltiple tras exposición a insecticidas. Universidad de Barcelona.

Engleberg NC Chronic fatigue syndrome. In: Mendell GL, Bennet JE, Dolin R, eds. Principles and practice of Infectious diseases. 7th ed Philadelphia, Pa Elsevier Churchill Livingstone, 2009: Chap 131.

J. Fernandez Sola (2004). Síndrome de Fatiga Crónica y su relación con la Fibromialgia. Revista Española de Reumatología 31 (10):p 535. ISSN 0304-4815.

.

No comments yet.

Add a comment


− 1 = uno

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons