Entradas

10
Oct

Síndromes Paraneoplásicos Frecuentes

Síndrome de Cushing

Este Síndrome, ya descrito en otras publicaciones, se caracteriza por los signos en el paciente de obesidad de tronco, estrías, hipertensión, cara de luna llena, debilidad, depresión, giba de búfalo, amenorrea, etc.

En el Síndrome Paraneoplásico se origina cuando el tumor  produce un precursor de la hormona ACTH.

En este caso es menos frecuente el desarrollo de estrías, cara de luna llena, giba, etc y más típica la aparición de:

Hiperpigmentación Cutánea.

Debilidad y atrofia muscular secundarias a miopatía.

El tumor que con más frecuencia se asocia a este síndrome es el carcinoma de Pulmón de Células Pequeñas (50% de los casos).

Otros tumores que  producen Síndrome de Cushing son:

Tumores carcinoides.00

Timomas.

Feocromocitomas.

Carcinoma medular de tiroides, etc.

El diagnóstico se realiza con pruebas que descarten que el Síndrome de Cushing se debe a un adenoma hipofisario0 o a enfermedad suprarrenal primaria.

Son útiles la Radiografía simple de Tórax y el TAC torácico que detectan más del 90% de los tumores pulmonares asociados a este Síndrome.

El tratamiento es el del tumor primario más la administración de fármacos que inhiben la producción de cortisol (Ketoconazol, Metopirona, Mitotano, etc.)

Síndrome de Secreción Inadecuada de ADH

La consecuencia inmediata de la hiperproducción de ADH (hormona antidiurética) es la retención excesiva de agua a nivel renal con alteraciones de iones en sangre y función renal, suprarrenal  y tiroidea normales.

El tumor que se asocia más frecuentemente con este Síndrome es el Carcinoma Microcítico de Pulmón (un 75% de los casos).

Otros tumores relacionados con este Síndrome son:

Carcinomas de cabeza y cuello.

Cáncer de vejiga y cáncer de próstata.

Tumores ginecológicos.

Tumores gastrointestinales.

Linfomas.  Leucemias.

Las características principales de este Síndrome son la intoxicación hídrica y la hiponatremia.

La mayoría de los pacientes están un tiempo sin síntomas, pero cuando éstos aparecen reflejan toxicidad del Sistema Nervioso Central por edema cerebral, consistente en una encefalopatía hiponatrémica.

Esta encefalopatía, en fases iniciales, puede manifestarse por fatiga, anorexia y alteración del estado de conciencia.

En fases posteriores los pacientes presentan: delirios, confusión y convulsiones.

El tratamiento es el del tumor primario más la administración de fármacos  (Demeclociclina) que inhiben la ADH.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada