jun 11

Temblor

Temblor

El Temblor es un movimiento anormal, involuntario, que se caracteriza porque los movimientos son oscilantes, finos, de escasa trayectoria, continuados, repetidos más de 5 veces por segundo.

Pueden afectar a todo el cuerpo pero la zona afectada con mayor frecuencia son las manos.

Puede ser síntoma de una enfermedad neurológica o puede deberse a la exposición a tóxicos o a una situación que genera gran ansiedad.

El Temblor, en general,  es una respuesta a una alta liberación de adrenalina.

Hay tres tipos principales de Temblor:

Temblores de Reposo o Estáticos

Se presentan cuando los músculos están en reposo.

Tiene la característica de que pueden desaparecer o aumentar con el movimiento.

Temblores Cinéticos o Intencionales

Como su nombre indica surgen con el movimiento y pueden ocurrir al final de un movimiento intencional.

Suelen desaparecer con el reposo.

Temblor Postural (ortoestático)img_12408

Aparece cuando se mantiene un miembro en el aire durante un tiempo determinado.

Es un tipo de Temblor que no se considera patológico a no ser que fuera excesivamente acentuado.

Desaparece al apoyar esa zona.

El Temblor en general se puede presentar a cualquier edad, pero es más común en personas mayores, de hecho existe un Temblor en la edad avanzada que se conoce como Temblor senil.

Toda persona puede tener Temblor en algún momento de su vida, sin que eso signifique padecer alguna enfermedad.

La ira, el estrés, la cafeína, el ruido, el cansancio y otra serie de factores, pueden provocar Temblor o empeorar uno ya existente.

Causas del Temblor

El Temblor puede ser causado por distintos factores como los que a continuación se enumeran::

Ciertas drogas y algunos tóxicos pueden inducir Temblor.

Así mismo algunos medicamentos también pueden provocar Temblor.

Enfermedad de Parkinson. En esta enfermedad, uno de sus síntomas característicos es el Temblor.

También puede aparecer un Temblor como síntoma en algunas enfermedades degenerativas del sistema nervioso central y/o periférico.   En Tumores cerebrales.

Alcohol. Por consumo excesivo o en el síndrome de abstinencia de alcohol.

Hipertiroidismo.

Envejecimiento normal ( el mencionado Temblor senil).

Hipoglucemia.

Esclerosis múltiple.

Cansancio o debilidad muscular.

Accidente cerebrovascular.

Demasiado café o bebidas excitantes.

Cansancio y fatiga.

Estrés y falta de sueño.

No comments yet.

Add a comment


nueve − 5 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons