feb 10

Diabetes. Tratamiento de la Diabetes tipo 2

 

Diabetes Mellitus

Tratamiento de Diabetes tipo 2.

El tratamiento de la Diabetes mellitus tipo 2 en primer lugar y cuando las cifras de glucosa en la sangre no son muy elevadas, se realiza a base de dieta y ejercicio, ambos adecuados a la edad, situación y circunstancias de cada paciente en particular.

En el caso de que el paciente no responda al tratamiento de dieta y ejercicio, pasados unos dos o tres meses, se comienza con la administración de un fármaco antidiabético que suele ser la Metformina, a dosis bajas para ir subiendo paulatinamente si es necesario.

Cuando se alcanza la dosis máxima de Metformina (unos 2000 mgr diarios), si las cifras de glucosa no han disminuido lo suficiente, se añade un segundo fármaco.

Si el paciente no responde de forma adecuada a este segundo fármaco se puede añadir un tercero, antes de comenzar la administración de insulina.

Tercer fármaco oralimagesinsu

Se discute si un paciente con Diabetes mal controlada con la combinación de dos fármacos debe pasar a tratamiento con  Insulina o si antes se puede añadir un tercer fármaco oral.  Esta opción se considera una alternativa razonable antes de pasar a la insulinización.

Actualmente las opciones aprobadas por la Agencia Europea del medicamento para la triple terapia son las siguientes:

-Metformina + sulfonilurea + pioglitazona.

-Metformina + sulfonilurea + sitagliptina.

Al elegir el tercer fármaco se debe considerar el mecanismo de acción, sus efectos adversos y sus contraindicaciones.

Insulina

El uso de insulina se ve retrasado a veces por los prejuicios existentes y por el miedo del paciente a no saber manejarla.

Todo ello a pesar de que la idea de que la dosis de Insulina no tiene techo y teóricamente es posible controlar de forma óptima a todos los pacientes.

Parece que haciendo tratamiento con Insulina  se puede controlar mejor el peso del paciente.

También condiciona un menor riesgo de hipoglucemias (el riesgo es mayor con insulinas rápidas).

La elección del tipo de insulina, basal, mezcla o rápida dependerá básicamente de tres factores: objetivos de control, características del paciente y familiaridad de los profesionales con su uso.

En cada paciente ha de valorarse la insulinización según los objetivos, el riesgo de hipoglucemias, las complicaciones de la Diabetes la pluripatología, así como las limitaciones físicas o psicosociales.

No comments yet.

Add a comment


5 + = nueve

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons