abr 13

Síndrome Antifosfolipídico. Tratamiento

 

Síndrome Antifosfolipídico

El Tratamiento de este síndrome se hace según se van presentando las manifestaciones clínicas:

1.- Profilaxis (prevención) Primaria de trombosis.

Se realiza utilizando Aspirina a dosis bajas diarias (actualmente el uso de este fármaco está en discusión).

Se ha de llevar a cabo un control estricto de factores de riesgo.

Heparina de bajo peso molecular se prescribe en situaciones de riesgo.

Es importante evitar los factores de riesgo adicionales tales como hipertensión, tabaquismo, obesidad, anticonceptivos hormonales orales o inmovilización.imagessi

2.- Profilaxis (prevención) Secundaria

Una vez producida una trombosis, se ha de realizar  una anticoagulación normal.

Si ocurre una segunda trombosis, se hace una anticoagulación intensiva.

Aunque existe discusión sobre el tiempo de mantenimiento de la anticoagulación entre los clínicos predomina el criterio de mantenerla con carácter permanente.

3.- En las Manifestaciones Neurológicas:

Se recomienda tratamiento con dosis bajas de aspirina.

Si desarrollan déficits neurológicos, los pacientes deben ser anticoagulados.

4.- Valvulopatías.

Anticoagulación con heparinas de bajo peso molecular o dicumarol si el paciente tiene alteración de las válvulas cardíacas.

5.- Trombocitopenia.

Suelen tratarse igual que la plaquetopenia idiopática, si la cifra desciende por debajo de 50.000 plaquetas.

6.- Tratamiento del Síndrome SAF catastrófico.

Se recomienda la siguiente pauta para tratar este evento grave:

Tratamiento de la causa desencadenante, si se conoce.

Anticoagulación con heparina sódica y corticoides.

En casos de riesgo vital, plasmaféresis o inmunoglobulina intravenosa.

Si hay mala respuesta a estos tratamientos, se emplean fibrinolíticos, análogos de prostaglandinas o ciclofosfamida.

Estos pacientes requerirán ingreso en Unidad de Cuidados Intensivos.

7.- Tratamiento de las Complicaciones Obstétricas.

En mujeres portadoras, sin trombosis, se recomienda aspirina a dosis bajas durante el embarazo y profilaxis antitrombótica durante el puerperio.

En mujeres con abortos previos, se recomienda aspirina durante el embarazo y el puerperio.

En mujeres con trombosis previas, y ya anticoaguladas antes del embarazo, se recomiendan aspirina y anticumarinicos durante el embarazo (o HBPM) y tras el parto.

La aspirina debe suspenderse una semana antes de la fecha prevista del parto.

Se puede mantener la lactancia materna con tratamiento de aspirina, cumarínicos o HBPM.

8.- Tratamientos Experimentales.

Para casos que no tienen buena respuesta al tratamiento convencional, se están ensayando: trasplante autólogo de médula ósea y/o tratamiento con rituximab.

No comments yet.

Add a comment


nueve + 4 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons