feb 13

Tuberculosis. Diagnóstico. Tratamiento

Tuberculosis

Diagnóstico de la Tuberculosis

El diagnóstico de la Tuberculosis e hace mediante la  Historia clínica y  Exploración general pero sobre todo pulmonar.

Radiografía de tórax. Es esencial para el diagnóstico de la enfermedad ya que en muchos caso con esta prueba se puede hacer un diagnóstico de sospecha, firme.

Analítica general de sangre  que incluya Interferón gamma y prueba GFT-Gold.

Para verificar el diagnóstico se pueden hacer las que se consideren necesarias de las siguientes pruebas.

Cultivo de esputo.ab

Broncoscopia.

Taracocentesis.

Tuberculina.

Cultivos de muestra biológica.

TAC torácico. Resonancia magnética.

Si se sospecha TBC en otros órganos, se pedirán pruebas específicas del órgano en concreto, tales como:

Punción lumbar y examen de líquido cefalorraquídeo.

Cultivos de orina.

Cultivo de líquido sinovial, etc.

Tratamiento de la Tuberculosis

La Tuberculosis es curable y mejor se cura cuanto antes comience el tratamiento del paciente.

Las pautas más eficaces en la actualidad son las combinaciones de varios antibióticos durante 6 meses.

Los fármacos para tratar la Tuberculosis se clasifican en dos grupos.

Fármacos de primera línea:

Isoniazida.   Rifampicina. Pirazinamida. Etambutol o Estreptomicina.

Fármacos de segunda línea:

Cicloserina. Etionamida. Ciprofloxacino, etc.

Estos se utilizan cuando los de primera línea no son bien tolerados, o en casos de pacientes que tengan una Tbc resistente a aquellos.

No se puede suspender el tratamiento de la Tbc antes del tiempo que requiere la enfermedad,  porque entonces el bacilo se va a reproducir con más fuerza.

Los pacientes durante las dos primeras semanas de tratamiento son contagiosos y deberían estar aislados.

A mediados del siglo XXI y principios del XX cuando aún no se conocía la estreptomicina, se pusieron de moda los sanatorios para personas con Tuberculosis, por un lado para aislar a los enfermos y así tratar de evitar que contagiara a las personas sanas, y por otro porque se suponía que la estancia en esos recintos edificados en zonas de montaña y a bastante altura, la buena oxigenación de los pulmones contribuía a la curación de la enfermedad. No llegó a demostrarse la eficacia de la oxigenación.

Otros términos de tratamiento abandonados con la aparición de los antibióticos, fueron los quirúrgicos coN la toracoplastia, que consistía en colapsar el pulmón enfermo.

No comments yet.

Add a comment


9 + ocho =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons