ene 21

Respiración. Aprender a Respirar bien

Respiración

Aprender a Respirar bien

Se considera que existen tres formas de Respiración:

Respiración torácica. El tórax se abre, se ensancha al inspirar y al espirar vuelve a su posición normal.

Respiración abdominal. Se puede ayudar a la respiración torácica con movimientos de los músculos abdominales y del diafragma, hinchando el abdomen en la inspiración y volviéndolo a su posición normal en la espiración.

Respiración clavicular. Se pueden elevar las clavículas (ayudándolas con los brazos) para inspirar mejor y volverlas a su posición normal en la espiración.

Los movimientos respiratorios son los únicos movimientos automáticos del cuerpo que podemos controlar a voluntad. Nosotros podemos  imponernos un determinado ritmo respiratorio.Abdominal

Se considera que el control respiratorio es muy importante para realizar relajación o meditación.

También se considera que es bueno para la salud y para tener un buen rendimiento en las actividades diarias, comenzar la jornada con unos ejercicios respiratorios que se pueden repetir a lo largo del día, cuando necesitemos descansar o relajarnos.

Ejercicios Respiratorios

Comienza haciendo inspiraciones profundas y largas por la nariz y expulsando el aire de forma rápida por la boca. Cuando lleves un minuto, ayuda con movimientos abdominales y claviculares para que aumente la entrada de aire.

Los siguientes ejercicios los vas a realizar llevando siempre este ritmo respiratorio.

Estira las piernas todo lo que puedas. Si estás en cama, antes de levantarte, en posición horizontal y, si es a lo largo del día, estando en pié, durante un minuto.

A continuación estira los brazos hacia arriba (manteniendo el estiramiento de las piernas) durante otro minuto.

Pasar a flexionar ligeramente las rodillas y a hacer movimientos giratorios, primero en el sentido de las agujas del reloj y después en sentido contrario.

Ya en pié arquea la espalda poco a poco, dobla la cintura, deja colgar los brazos, dobla un poco las rodillas y relájate completamente.

Poco a poco vuelve a extender el tronco y cuando estés incorporado extiende los brazos por encima de tu cabeza con las manos extendidas.

Deja los hombros caídos y relajados. Una vez relajados, elévalos todo lo que puedas y después bájalos forzando al límite.

De nuevo con los hombros relajados gira la cabeza hacia un lado, hacia el otro, hacia arriba y hacia abajo, repitiendo el movimiento varias veces.

Repite los ejercicios de elevar y bajar hombros.

Co los hombros relajados haz círculo completo de la cabeza, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Repítelo unas cuantas veces siempre alternando a dirección de giro.

Para terminar, estira los bazos y junta las manos por encima de la cabeza haciendo fuerza.

Recuerda que todos estos ejercicios son para ayudar a la respiración, por lo que se acompaña siempre de los movimientos respiratorios explicados al inicio.

No comments yet.

Add a comment


7 − = uno

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons