Entradas

08
May

Infecciones de las Vías Urinarias

Las Infecciones de las Vías Urinarias pueden ser: Cistitis, Uretritis y Pielonefritis.

Todas ellas, o estan ocasionadas por sondaje o cateterismo hospitalario, o bien ser de origen ambulatorio. En cualquier caso, pueden cursar con síntomas o sin síntomas.

Las infecciones ambulatorias ocurren sobre todo en mujeres. Son raras en varones menores de 50 años.

La infección sin síntomas es más frecuente en ancianos.

En mujeres con síntomas, en ocasiones no se aíslan agentes patógenos en los cultivos de orina.

Los agentes patógenos, en la mayoría de los casos, ascienden por la uretra (uretritis), llegan a la vejiga (cistitis) y pueden seguir ascendiendo por los uréteres hasta el riñón (Pielonefritis).

En circunstancias normales las bacterias que llegan a la vejiga son eliminadas rápidamente, o bien por  el arrastre del flujo urinario, o bien  por las propiedades antimicrobianas de la propia orina y de la mucosa de la vejiga.

Las secreciones prostáticas también tienen propiedades antibacterianas.

Factores de Riesgo

Influyen en poder padecer una Cistitis y posterior Pielonefritis los siguientes factores:

Embarazo. En un 3-8 % de las embarazadas se detectan infecciones urinarias que si no se tratan con rapidez tienen mayor tendencia a afectar al riñón (Pielonefritis).

Sexo. Es más frecuente en las mujeres porque la uretra está próxima al ano y a la vagina, y tiene poca longitud hasta la vejiga.

Actividad sexual. Precisamente por la situación del orificio de la uretra, debido al masaje producido durante el coito, se provoca la entrada de bacterias en la vejiga. Se recomienda orinar tras el coito para expulsar esas bacterias.

Uso de espermicidas y diafragmas. Porque alteran el pH vaginal, se producen infecciones en esta localización, que ascienden por la uretra a la vejiga.

En hombres predisponen a cistitis: prostatitis, hipertrofia de próstata y fimosis.

Coito anal. Ya que en el recto hay abundancia de gérmenes.

Disfunción neurógena de la vejiga. Debido a lesiones de médula espinal, diabetes o esclerosis múltiple.

Obstrucción. Cualquier obstáculo al flujo de la orina, como puede ser un tumor, estenosis o un cálculo, conduce a una hidronefrosis (estancamiento de la orina en los riñones) y a infecciones. Hay que solucionar este problema con rapidez para que no se dañe el tejido renal.

Mayor o menor capacidad de cada tipo de bacteria para producir infección en las vías urinarias.

Reflujo vesico-uretral o regreso de la orina desde la vejiga hacia los uréteres. Este problema es más frecuente en los niños.

Síntomas

Varían si se trata de Cistitis, Pielonefritis o Uretritis.

Síntomas de Cistitis.

Los pacientes suelen tener poliquiuria (ganas de orinar constantemente), disuria (sensación de quedarse con ganas hacer más tras haber orinado), dolor suprapúbico. No es frecuente la fiebre y hay alteraciones de la orina (leucocitos).

Síntomas de Pielonefritis.

Los síntomas aparecen bruscamente con fiebre elevada, malestar general, náuseas, vómitos e incluso diarrea. Dolor muscular y dolor en las fosas renales.

Puede haber o no síntomas de Cistitis y sí hay alteraciones en la orina.

Síntomas de Uretritis.

Suele haber previamente síntomas de Cistitis. Producen Uretritis con más frecuencia las bacterias trasmitidas por vía sexual.

Diagnóstico de Infecciones Urinarias

El diagnóstico se realiza por los síntomas que refiere el paciente y por la exploración.

Es indispensable realizar un cultivo de orina.

Tratamiento

Para hacer bien el tratamiento se debe contar con un antibiograma, que se realiza a la vez que el cultivo de orina, y que nos informa de los antibióticos más efectivos contra el germen que causa la infección.

En primer lugar hay que corregir la causa de la infección siempre que sea posible.

Se pone el antibiótico más adecuado a la dosis conveniente.

El alivio de los síntomas no siempre significa la curación bacteriológica.

Siempre es más difícil tratar las infecciones complicadas que las no complicadas.

La Cistitis en el embarazo es bastante frecuente, y se puede tratar con amoxicilina, nitrofurantoína o cefalosporinas.

Los pacientes con infecciones de repetición se pueden beneficiar de los compuestos de arándanos como prevención.

.

El Tema:  Pielonefritis. Infecciones de las Vías Urinarias,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada