Entradas

12
Jul

 

Sífilis

Complicaciones

Los pacientes infectados por la  Sífilis van a  tener aumentado el riesgo de padecer otras muchas enfermedades de transmisión sexual, ya que los chancros son una puerta de entrada fácil al organismo de otras bacterias o virus (VIH).

La razón es porque el llamada chancro sifilítico, que es la primera lesión que aparece en la enfermedad es una herida o úlcera que va a permanecer abierta durante una serie de semanas, por lo que es facil, como se apuntaba, que sufra infecciones por otros gérmenes.

Hay que tener en cuanta que si la enfermedad se trata a tiempo, se va a curar con mucha facilidad y no deja ningún tipo de secuelas o de restos en el paciente.

Si no se trata a tiempo, la enfermedad va a ir evolucionando hacia las etapas características (de Sífilis primaria, a la fase conocida como Sífilis secundaria y posteriormente a la fase terciaria), que ya han sido descritas en otra publicación anterior. Es en la fase terciaria o última de la enfermedad, si  el paciente ha estado sin tratamiento y ha evolucionado hasta ella, cuando se presentan la mayoría de las complicaciones. Éstas van a depender de los órganos que se vean afectados y pueden ser:

  • Ceguera. Si se han afectado los ojos y aparecieron uveítis  graves y otras alteraciones que pueden desembocar en la ceguera.
  • Parálisis. Si la afectación es del sistema nervioso tanto central como periférico, pueden aparecer parálisis de todo tipo.
  • Cardiopatías. Si la bacteria ha alcanzado las estructuras cardíacas, dando lugar tanto a miocarditis, como endocarditis, como pericarditis.
  • Problemas circulatorios.
  • Ulceraciones de la piel.
  • Demencia. La conocida como demencia sifilítica
  • Trastornos neurológicos diversos. Ya señalados
  • Muerte.

Una de las complicaciones más importantes que se puede encontrar es que una mujer embarazada  padezca Sífilis, ya que la puede transmitir al feto por vía placentaria o en el momento del parto.

Por ello, en el protocolo de embarazo, se incluye de forma obligatoria la prueba analítica para detección de la Sífilis.

La Sífilis Congénita es una enfermedad de la infancia que tiene entidad suficiente como para hablar de ella de forma exclusiva en un capítulo específico.

Tratamiento de la Sífilis

La Sífilis ha sido una enfermedad que ha causado estragos entre la población a lo largo de los siglos por la facilidad con la que se contagia por vía sexual y por la ignorancia de la gente sobre cual era la vía de contagio aunque se sabía que era una enfermedad contagiosa, y porque no existía ningún tratamiento que curara la enfermedad. En el siglo XVIII miles de europeos contrajeron la Sífilis lo que se atribuyó a las grandes migraciones de los ejércitos.

La Sífilis comenzó a tratarse con Mercurio hace dos siglos aproximadamente. Pero este producto producía en los pacientes más perjuicios que beneficios.

En 1901 se sintetizó el Salvarsan, que es un compuesto químico del Arsénico.

Éste fue uno de los primeros medicamentos sintéticos para el tratamiento de enfermedades infecciosas. Y que comenzó a emplearse específicamente de los pacientes con Sífilis.

Poco después apareció  otro derivado del arsénico parecido al Salvarsan que se llamaba Neosalvarsan y que parecía algo más eficaz en el control de los síntomas de la Sífilis que el anterior.

A partir de 1944 se abandona el tratamiento con Salvarsan y Neosalvarsan. Porque se comprobó la gran eficacia de la Penicilina frente al bacilo que produce la Sífilis.

La Penicilina continua siendo en la actualidad el tratamiento más efectivo de la Sífilis

En la última etapa de la enfermedad o Sífilis terciaria, la Penicilina también sigue siendo eficaz. Pero para obtener los resultados idóneos se debe aplicar por vía intravenosa. Ya que es la única manera de que el fármaco pueda llegar al líquido cefalorraquídeo, que es donde se aloja la bacteria durante esta etapa de la enfermedad.

La dosis de penicilina que se debe emplear depende de las circunstancias del paciente. Y sobre todo de la fase en que se encuentre la enfermedad en el momento de iniciar el tratamiento.

Suele ser suficiente una dosis única en pacientes con infecciones primarias.

Se va a necesita aplicar varias dosis si el paciente se encuentra ya en estadios más avanzados de la enfermedad.

Si el paciente es alérgico a este antibiótico, se pueden utilizar doxiciclina, macrólidos y ceftriaxona. Que también combaten la enfermedad, pero hay que utilizar mayores dosis y durante más tiempo.

.

El Tema: Sífilis. Tratamiento,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín. Especialista en Medicina Interna y Neurología,  paa publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada