mar 8

Corte de Digestión

 

Corte de Digestión

Durante la Digestión, el estómago y el intestino necesitan un mayor aporte de sangre, por tanto, ésta se desplaza en mayor cantidad al aparato digestivo.

Por ello, el cerebro recibe un poco menos de sangre.

Si en estas circunstancias alguien se introduce en agua fría de forma brusca, al enfriarse la piel, espontáneamente y de forma inmediata hay mayor aporte de sangre a la piel para generar calor.

Esta sangre se resta del sistema digestivo y sobre todo del cerebro, el corazón comienza a ir más lento (complejo de inmersión), lo que origina un síncope, o un mareo (Corte de Digestión) con pérdida de conocimiento, que, si sucede  imagescoen el agua y nadie la ve, esa persona puede morir por hidrocución, o sea, ahogarse.

Es más probable que suceda cuando la temperatura del cuerpo es especialmente alta (se ha estado tomando el sol) y la del agua especialmente baja.

De hecho se dice que este tipo de accidentes son más frecuentes en pozos o piscinas de montaña que en el mar.

También es más probable si se ha estado un tiempo haciendo ejercicio físico.

Por ello, se supone que este tipo de accidente tiene más que ver con el cambio de temperatura que con la comida, pero es más probable que suceda tras una comida copiosa.

Modo de actuar ante un Corte de Digestión

Si nota un pequeño mareo al entrar en agua fría, sensación de náuseas o de estómago revuelto, salga inmediatamente y manténgase un tiempo en reposo (1-2 horas).

Si vemos que alguien se marea en el agua, sacarlo inmediatamente.

Hacer maniobras de reanimación y trasladar a un centro sanitario.

Recomendaciones para el baño

No corra riesgos innecesarios, sobre todo niños y ancianos, que tienen peor control de la temperatura.

Si se ha hecho una comida muy copiosa, lo normal es descansar tras ella y esperar a introducirse en agua fría 2-3 horas.

Si la comida es normal, no es necesario sufrir el “castigo” de esperar hasta hacer la digestión (que puede tardar 4-5 horas), pero hay que tomar una serie de precauciones:

Hay que remojarse poco a poco, sentado en el borde de la piscina o introduciendo los pies en el agua.

Mojarse piernas, brazos, cuello, cabeza, espalda y abdomen.

O ducharse con agua fría hasta haberse refrescado.

No meterse de golpe en el agua después de hacer ejercicio.

Los niños deben estar en zonas sombreadas, con la cabeza protegida con gorrito.

Al final, para evitar este tipo de accidentes, sólo se trata de poner en práctica el sentido común.

No comments yet.

Add a comment


+ ocho = 16

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons