abr 6

Hipoacusia o Sordera

Hipoacusia o Sordera

Síntomas de Hipoacusia o Sordera

Los síntomas de Hipoacusia pueden abarcar una serie de distintas manifestaciones en cuanto a la audición de los distintos tipos de sonidos:

Que ciertos sonidos parezcan demasiado fuertes y resulten molestos.

Dificultad para seguir conversaciones y discriminar sonidos y palabras cuando dos o más personas están hablando a la vez.

Dificultad para oír de forma adecuada si existe de fondo un ambiente ruidoso.

En ocasiones se escuchan algunas palabras como si estuvieran mal articuladas.

Además, junto a la Hipoacusia, pueden aparecer con frecuencia otros síntomas como:

Presión en el oído y sensación de tener líquido dentro.

Ruidos o zumbidos (tinnitus).

Vértigo más o menos pronunciado.

Causas de Hipoacusia

Existen diferentes causas de Hipoacusia dependiendo del tipo al que esta pertenezca.

- Hipoacusia Conductiva. Las causas mas frecuentes son:

Porque existen  problemas mecánicos de oído externo y/o de oído  medio.fotonoticia_20120307180525_500

Porque los tres minúsculos huesos del oído internos (yunque, estribo y martillo) no conducen bien el sonido.

Si el tímpano no vibra de forma adecuada con los sonidos que recoge.  Esto puede ser debido a problemas como:

Agujero en el tímpano debido a algún traumatismo.

Que el tímpano esté perforado debido a  otitis de repetición.

Si hay tapones de cerumen en el conducto auditivo externo.

Si existe una supuración persistente  en oídos, debida a alguna  infección crónica.

Por la presencia de un objeto extraño alojado en el conducto.

- Hipoacusia Neurosensorial

En este caso puede ser congénita, debida a:

Anomalías congénitas. Se conocen más de 400 malformaciones congénitas que se acompañan de Sordera.

Infecciones que producen Sordera y que trasmite la madre al feto durante el embarazo, como por ejemplo la toxoplasmosis o la rubéola.

Otras lesiones causantes de Hipoacusia pueden ser:

Diferencias bruscas de presión entre zonas interna y externa del tímpano al practicar buceo.

Fracturas de cráneo con afectación de oído.

Lesiones por explosión: armas de fuego, fuegos artificiales, conciertos, auriculares con música excesivamente elevada, etc.

Enfermedades de los vasos sanguíneos o por isquemia

Presbiacusia o Hipoacusia relacionada con la edad.

Enfermedades inmunitarias.

Neurinoma del acústico.

Infecciones como el sarampión, meningitis, paperas.

Enfermedad de Meniere.

Exposición crónica a ruidos (algunos trabajos).

Ciertos medicamentos considerados ototóxicos.

No comments yet.

Add a comment


2 + = diez

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons