Entradas

01
Dic

 

 Enfermedades que influyen en la Conducción de Vehículos

En esta publicación se mencionan una serie de enfermedades que pueden influir de manera negativa en la conducción de vehículos

Arritmia cardíaca. 

Una persona con arritmia cardiaca no debe conducir hasta pasados 3-6 meses de la estabilización de ese proceso.

Cardiopatía isquémica o infarto de miocardio. 

Depende de la gravedad que haya tenido el proceso pero en general se considera que este tipo de pacientes no deben conducir hasta pasados tres meses después de un infarto.

Revascularización cardiaca.

El sujeto no debería conducir hasta pasado un mes después de la intervención.

Insuficiencia cardiaca grado III / IV.  

No debería volver a conducir de forma definitiva y permanente.

Miocardiopatías. Endocarditis y Pericarditis. 

No conducir hasta que esté resuelto el proceso.

Cirugía de prótesis valvulares cardiacas. 

No conducir hasta pasados tres meses.

Flebitis. Trombosis venosa e intervenciones del sistema vascular. 

No conducir hasta que esté resuelto el proceso o pasadas 2-3 semanas de la intervención.

Hipertensión arterial. 

Sí se puede conducir salvo en el caso de crisis hipertensivas o en complicaciones agudas.

 Diabetes Mellitus

Sí se puede conducir quien padece esta enfermedad salvo en caso de que esté mal controlada y al inicio del tratamiento.

Obesidad severa

Se desaconseja la Conducción por los obstáculos naturales del sobrepeso grave.

Diálisis renal

No se debe conducir hasta 8-10 horas después de terminar la sesión de diálisis.

Trasplantes renales

No conducir hasta seis meses después de la intervención y contando  siempre con el informe a favor de un Nefrólogo.

Asma grave y procesos que cursen con dolor torácico y disnea

No se debe conducir un vehículo hasta que se haya resuelto la crisis.

Embolismo pulmonar

No conducir hasta que el tratamiento con anticoagulantes se haya estabilizado.

Anemias

Si la Hemoglobina está por debajo de 8-10 g/dl, no se debe conducir por el peligro de mareos, hasta que se recuperen tales cifras.

Epilepsia

Se puede conducir tras pasar un año sin tener crisis convulsivas y con el informe favorable de un Neurólogo.

En caso de una única crisis o de convulsiones por tóxicos se recomienda no conducir hasta pasados seis meses de los respectivos episodios.

Trastornos de personalidad y depresivos diversos

Se recomienda no conducir vehículos sobre todo por el efecto de los fármacos utilizados para tratar tales enfermedades.

Vértigos

No conducir hasta que se haya resuelto de la fase aguda.

Cirugía de cataratas

Se puede conducir pasadas 24-48 horas, si no existen complicaciones.

Visión monocular o Diplopía (visión doble)

Se recomienda no conducir hasta que se solucione el problema.

Alteraciones del sistema locomotor

Aquellos que limiten la movilidad también suponen un obstáculo grave para la conducción.

Alteraciones de la capacidad auditiva

Interfieren en la Conducción de manera notable.

Embarazo

Se debe asegurar la protección de la madre y el feto con el uso adecuado de los sistemas de retención en el vehículo.

Conductor anciano

Se debe realizar una valoración individual de sus capacidades o sus facultades (déficits sensitivos, enfermedades, medicación, etc) teniendo en cuenta que desplazarse conduciendo su propio vehículo es algo muy valorado por las personas mayores porque les proporciona una vida más independiente.

.

El Tema: Enfermedades y Conducción de vehículos, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín, Especialista en Medicina Interna, para publicar en:  www.tumedicoaltelfono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada