Entradas

01
Jun

Gangrena Gaseosa

Es una enfermedad producida por bacterias del género Clostridium.

Estas bacterias tienen la característica de que crecen en medios carentes de oxígeno, por ello se producen generalmente en tejidos profundos.

Hay varias especies de Clostridium que a su vez producen diferentes tipos de enfermedades, que se mencionan a continuación.

– Infecciones de piel y tejidos blandos. Pueden presentarse de las formas siguientes:

Simple contaminación.

Infección local sin síntomas generales.

Celulitis y fascitis expansiva.

Necrosis o gangrena.

– Infecciones supuradas de tejidos internos

Son infecciones bacterianas mixtas (o producidas por diferentes bacterias).

– Infecciones intestinales

Intoxicación alimentaria.

Enteritis necrótica o gangrenosa.

Colitis provocada por antibióticos.

– Bactericemia

Bactericemia transitoria.

Sepsis.

Síntomas de Gangrena Gaseosa

Dependen del lugar donde se desarrolle la infección:

– Infecciones de piel y tejidos profundos

Hay varios tipos de infección de las heridas:

En primer lugar puede haber contaminación simple sin síntomas.

O puede existir infección de la herida, pero sin síntomas generales.

Estas infecciones se extienden con facilidad a tejidos próximos.

No suelen doler ni presentar edema, pero se evidencia la presencia de gas en los tejidos con crepitación a la palpación.

Son más frecuentes en abscesos perianales, en úlceras de pié diabético y en heridas de heroinómanos.

– Infección expansiva con síntomas generales

Hay inflamación de piel y fascias, pero sin alteración de fibras musculares.

Se presenta de manera aguda y se propaga rápidamente. Cuando se detecta gas y crepitación en la zona el pronóstico es muy grave. Las lesiones apenas duelen. Se produce en la sangre una hemólisis masiva y se produce la muerte del paciente en 48 horas.

Dada la rapidez de la expansión, la cirugía no es útil como tratamiento.

– Mionecrosis o Gangrena Gaseosa

Tiene lugar cuando el Clostridium invade el músculo además de los tejidos blandos próximos, en una herida generalmente profunda y con gran destrucción de tejidos.

Puede aparecer por heridas de bala, traumatismos, intervenciones quirúrgicas o inyecciones intramusculares. Siempre las heridas son profundas y sin comunicación con el exterior.

El periodo de incubación puede ser de 1 a 3 días. Hay dolor en la región infectada y posteriormente aparece edema e inflamación con

un exudado generalmente hemorrágico.

En esta primera fase no suele ser evidente la crepitación por presencia de gas. Posteriormente los síntomas empeoran rápidamente.

En la intervención quirúrgica los tejidos están negruzcos (gangrenados).

Se suele complicar con hipotensión, insuficiencia renal y presencia de gas en todo el cuerpo.

– Septicemia por Clostridium

Una bactericemia por Clostridium es relativamente frecuente en el medio hospitalario cuando existe un foco en tubo digestivo, en vías biliares o en el útero.

Con frecuencia la fiebre desaparece en 24-48 horas sin dar apenas otra sintomatología.

La septicemia por Clostridium es muy rara y generalmente mortal.

El foco solía estar en los genitales femeninos tras un aborto séptico, cuando se introducía un cuerpo extraño en el útero.

Los pacientes con cáncer de tubo digestivo también pueden presentar septicemia por Clostridium.

– Trastornos intestinales

Pueden producirse por:

– Intoxicación alimentaria por alimentos contaminados con la toxina del Clostridium.

Suelen ser cuadros leves de gastroenteritis en los que predomina la diarrea y se suelen solucionar en unas 24 horas.

– Enteritis necrótica. Es un cuadro raro pero generalmente mortal por necrosis de grandes tramos de la pared intestinal.

– Colitis asociada a antibióticos. Las toxinas de un tipo de Clostridium son las que con más frecuencia producen este tipo de diarrea.

Diagnóstico

Se basa fundamentalmente en las manifestaciones clínicas.

Por exploración visual de la gangrena gaseosa cuando existe.

Además se realizan, según los casos, biopsia muscular y anatomía patológica, cultivos de exudados en heridas, heces, orina o secreciones vaginales.

Tratamiento

El más eficaz se realiza con bencilpenicilina, aminoglucósidos o vancomicina (previo antibiograma).

Hay discusión sobre el uso de oxígeno hiperbárico.

En aquellos casos que se considere necesario se hace intervención quirúrgica (desbridamiento de heridas, extirpación de útero necrótico, etc).

.

El Tema:  Gangrena Gaseosa, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada