Entradas

29
May

Legionella

Infecciones por Legionella

La familia de las Legionellas abarca a más de 30 especies diferentes de bacterias que causan diferentes tipos de enfermedades, y a su vez de distinta gravedad y evolución, dependiendo de la virulencia de la bacteria y de la sensibilidad del paciente.

La enfermedad del legionario o legionellosis con neumonía fulminante es la forma más grave. En cambio la fiebre de Pontiac es un síndrome pseudogripal, producido por Legionellas, que se cura espontáneamente.

Las Legionellas se encuentran en ambientes húmedos y acuosos, pero favorecen su multiplicación instalaciones de agua con temperaturas entre 30 y 70º C, aporte de hierro y otros nutrientes sencillos. Se han aislado en aparatos dispares como radiadores, aparatos de aire acondicionado, humidificadores o instalaciones de agua potable.

Se trasmiten al aparato respiratorio del hombre al aspirar aerosoles provenientes de un ambiente infectado y llevados por el viento.

Las Infecciones por Legionella neumónica suelen aparecer en brotes epidémicos o en brotes endémicos hospitalarios.

Son más frecuentes en verano.

Afectan más a varones que a mujeres y es raro en niños.

Son factores de riesgo de la enfermedad el tabaquismo, edad avanzada, abuso de alcohol, enfermedades crónicas y tratamientos con medicamentos inmunosupresores.

La neumonía por Legionella puede cursar con pequeños focos pulmonares dispersos, o con  una condensación muy amplia. En los casos mortales hay abscesos con necrosis central.

Síntomas de Neumonía por Legionella

Los casos leves se resuelven espontáneamente y en buena parte de los casos no se llega a establecer un diagnóstico.

La Neumonía suele tener un comienzo brusco con malestar, debilidad, dolores de cabeza y dolores musculares.

Escalofríos y fiebre aparecen después de 24 horas con temperaturas que superan los 40º C.

La tos suele ser seca aunque un bajo porcentaje de pacientes tiene expectoración escasa poco purulenta y en ocasiones hemoptoica (con sangre)

Hay disnea y dolor torácico intenso que pueden hacer sospechar la presencia de una embolia de pulmón.

Los síntomas digestivos pueden ser dolor abdominal, nauseas, vómitos o diarrea.

El cuadro neurológico suele cursar con desorientación, depresión, alucinaciones, confusión o coma.

Las complicaciones pueden ser:

Abscesos de pulmón. Insuficiencia respiratoria.

Hipotensión y shock.

Coagulación intramuscular diseminada.

Púrpura trombocitopénica.

Insuficiencia renal, nefritis.

Miocarditis o pericarditis.

Pancreatitis.

Sinusitis.

Diagnóstico

Se realiza por los datos clínicos mencionados.

Pruebas de imagen: radiografías, TAC o resonancia magnética pulmonar.

Los datos de laboratorio muestran una leucocitosis, aunque suelen ser inespecíficos.

El diagnóstico definitivo lo da el cultivo de la bacteria e identificando sus antígenos, o demostrando una reacción serológica del huésped.

Tratamiento

La eritromicina es el antibiótico de elección, solo o asociado a rifampicina.

También se pueden utilizar claritromicina, ciprofloxacino u otras quinolonas.

La tasa de mortalidad en pacientes inmunodeprimidos es de un 15% y en los  inmunocompetentes del 7%, si están tratados de forma adecuada.

Parece que hay una inmunización para el mismo tipo de Legionella en las personas con el sistema inmunológico en buena situación, pero se han descrito reinfecciones en las personas inmunodeprimidas.

Prevención

Se debe detectar la fuente de la infección y para ello se ha de conocer la cadena de transmisión de la bacteria.

Hay que identificar aerosoles ambientales como sistemas de aire acondicionado o difusores de duchas.

Se deben sustituir cañerías oxidadas y eliminar sedimentos de tanques de agua.

La descontaminación de los sistemas se consigue con hipercloración o por calentamiento intermitente con lavado de desagües distales.

Hay que tener especial cuidado en las instalaciones hospitalarias.

La Legionellosis es una enfermedad de declaración obligatoria.

.

El Tema:  Legionella. Infecciones por Legionella,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada