Entradas

04
Dic

 

Seguridad para Conducir Vehículos

Las Medidas de Seguridad pueden ser Activas, las que ya se ha mencionado en otra publicación anterior y que se deben evitar, y  las Medidas de Seguridad Pasivas, de las que se va a tratar a continuación.

Estas Medidas de Seguridad Pasiva son aquellas con las que se tratan de evitar o al menos minimizar los daños del conductor y de los pasajeros del vehículo en caso de accidente.

Se enumeran las más importantes:

Cinturón de Seguridad

Es el elemento más importante para el conductor y los acompañantes.

Su función es mantener a los ocupantes sujetos dentro del vehículo, evitando así su expulsión en situación de accidente.

Reposacabezas

Su función es evitar el «latigazo cervical». Se llama así al desplazamiento brusco que sufre la cabeza con rebote añadido, hacia atrás y adelante, cuando ocurre una colisión, con desplazamiento o rotura de vértebras cervicales que a su vez pueden producir una  lesión en la médula espinal.

Si la lesión de la médula es grave, puede dar lugar a Paraplejias Irreversibles a quien sufre un accidente.

La altura del reposacabezas debe coincidir en su zona central con la altura de los oimages11jos.

Para que el reposacabezas sea efectivo y cumpla la misión de proteger al ocupante del vehículo, debe guardar una distancia entre el reposacabezas y la cabeza del sujeto no debe superior a los 9 centímetros. Se considera que la distancia idónea son unos 6 cm.

Además hay que tener en cuenta que la inclinación de los asientos no deben superar los 25 grados.

Airbag

Es otro elemento protector que se va a aplicar en una zona más amplia que el cinturón de seguridad. Para poder retener el cuerpo del ocupante en el momento que aquel se abre.

No debe haber objetos en el salpicadero del coche que puedan interferir con el funcionamiento del airbag o producir lesiones a los ocupantes.

El airbag no es un sustituto del cinturón de seguridad sino que lo complementa como elemento de protección.

Otros

Es muy importante como elemento de seguridad el Casco de Seguridad. Que además es una protección indispensable para poder conducir los vehículos de dos ruedas.

Sueño y Conducción

El Sueño puede llegar a ser la causa de un 20% los accidentes de tráfico, según algunos estudios realizados.

Hay que tener presente que el Sueño es un gran factor de riesgo en la Conducción.

Un problema concreto relacionado con el Sueño o la somnolencia y que entraña aún mayor peligro al conducir un vehículo, es el riesgo grave de sufrir accidentes que corren las personas que padecen Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño.

Este síndrome lo padecen entre un 4 y un 6 % de la población general de mediana edad y aumenta con el transcurso de los años.

Se considera que existe un gran número de personas que padecen este síndrome pero que están sin diagnosticar.

Suele afectar sobre todo a varones que son obesos, roncadores y que comienzan a hacer pausas largas mientras duermen.

Estas personas, al no tener un Sueño de calidad y reparador durante la noche, padecen continua somnolencia. Y en ocasiones se quedan dormidos sin darse cuenta, durante el día.

Este tipo de conductores parece que sufren accidentes de tráfico con una frecuencia siete veces mayor a la media de la población sana. Y la tasa puede aumentar hasta once veces, si además son consumidores habituales de alcohol.

Si estas personas reducen los factores de riesgo, tales como fármacos que interfieren con la Conducción, sedantes, alcohol, obesidad, etc. y hacen tratamiento adecuado para la Apnea, no habrá ya razones parar que puedan tener problemas al conducir un vehículo.

Existen otros Trastornos del Sueño tales como:

Narcolepsia.

Alteraciones del ciclo nictameral. En personas que trabajan a turnos durante largo tiempo de su vida.

Insomnios de todo tipo y por cualquier causa.

Todas estas alteraciones van a aumentar el riesgo de accidentes.

También hay que tener en cuenta los efectos de los fármacos utilizados para aliviar el insomnio.

Sus efectos secundarios (somnolencia diurna) son mayores al comenzar a tomarlos, durante las primeras horas de la mañana y al hacer cambios si se aumenta  la dosis.

Distracciones al Conducir

Suelen distraer al conductor:

Uso de navegadores, Teléfono móvil.

Manejo de bolsos u otros utensilios en el interior del vehículo.

Manipular radio o aparatos de música.

Discusiones o conversaciones que puedan distraer al conductor.

.

El Tema: Seguridad para Conducir Vehículos, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín, Especialista en Medicina Interna, para publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada