Entradas

22
Sep

Artritis Reumatoide

Curso Clínico de la Artritis Reumatoide

El curso clínico de esta enfermedad es variable y diferente en cada paciente. Unos pueden evolucionar de forma más rápida con varios síntomas y otros con síntomas escasos pueden evolucionar de forma más lenta. En general la Artritis Reumatoide suele cursar de la siguiente forma:

– Afectación de manos y pies

Estos son los lugares que suelen alterarse en primer lugar.

En las manos puede haber síntomas variados, desde sinovitis, tenosinovitis o un síndrome del túnel carpiano.

Se evidencia la presencia de  edema, inflamación articular, tirantez de la piel y rigidez de las articulaciones.

En pies, es el ante-pie el que antes se altera.

Hay dolor, sobre todo por la mañana, al levantarse, calzarse y comenzar a caminar.

– Afectación de rodilla

También hay inicio precoz en la alteración en una o de las dos rodillas.

Se presenta  inflamación de la articulación, en muchas ocasiones hay un derrame evidente y quistes de Baker.

Puede llegar a producirse atrofia muscular del cuadriceps y deformación de rodilla en varo o en valgo.

– Columna cervical

Hay sinovitis de las articulaciones intervertebrales cervicales.

Se puede desarrollar una subluxación de esta zona de la columna con la complicación de una compresión medular.

En los últimos años se ha hecho evidente la necesidad de diagnosticar la Artritis Reumatoide lo antes posible ya que es fundamental iniciar un tratamiento agresivo en cuanto se diagnostica, para que la enfermedad evolucione mejor.

Diagnóstico

El Colegio Americano de Reumatología ha establecido unos criterios clínicos para el diagnóstico de la Artritis Reumatoidea.

Se hace el diagnóstico de esta enfermedad cuando están presentes cuatro de los siete criterios que se exponen a continuación, siempre que los síntomas del 1 al 4 estén presentes al menos durante 6 semanas:

1) Rigidez matutina de al menos una hora de duración.

2) Artritis de 3 o más articulaciones.000

3) Artritis de las articulaciones de la mano.

4) Artritis simétrica.

5) Nódulos reumatoideos.

6) Cambios radiológicos compatibles con Artritis Reumatoidea.

7) Factor reumatoide en sangre, positivo.

Además el Diagnóstico se realiza mediante:

Historia clínica, exploración , pruebas radiológicas.

Pruebas de laboratorio tales como Hemograma (es frecuente encontrar anemia), factor reumatoide.

Péptidos Citrulinados.

Examen de líquido sinovial (líquido articular).

Biopsia por artroscopia o punción.

Pronóstico de la Artritis Reumatoide

Se debe tener en cuenta que la Artritis Reumatoide NO es una enfermedad benigna, que la evolución es a peor en más o menos tiempo y que las lesiones irreversibles se producirán en los dos primeros años de evolución.

El pronóstico va a depender de factores tales como:

La gravedad de los síntomas que presenta el paciente cuando se realiza el diagnóstico.

De la edad de inicio de la enfermedad.  Cuanto  más precozmente aparece, por lo  general tiene peor evolución.

Si el paciente tiene nódulos subcutáneos o anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados, va a evolucionar peor.

Cuanto antes se comience a aplicar el tratamiento adecuado, la evolución de la enfermedad  será mejor.

Se ha comprobado que entre 10 y 15 años después del diagnóstico de la enfermedad, el 20% de los enfermos presentan remisión.

Entre el 50 y 70% de las personas afectadas de Artritis Reumatoide, pueden trabajar a tiempo completo 15 años después de haber hecho el diagnóstico.

Pasados 15-20 años de evolución de la enfermedad, algunos pacientes pueden llegar a estar severamente discapacitados.

En un paciente con buena evolución la expectativa de vida puede estar reducida entre 3 y 7 años  respecto a la vida media de la población normal.

Quienes presentan formas muy severas de la enfermedad pueden llegar a morir 10-15 años antes de lo esperado.

A medida que mejoran los tratamientos, con los nuevos fármacos para la Artritis Reumatoidea, la discapacidad severa y las complicaciones potencialmente mortales parece que están disminuyendo de manera notable, así como se alarga el tiempo de evolución de la enfermedad.

Posibles Complicaciones

Algunas personas con Artritis Reumatoidea pueden tener intolerancia o alergia a algunos alimentos.

Las complicaciones pueden abarcar a los siguientes supuestos:

Aparición de daño crónico en el tejido pulmonar.

Mayor riesgo de arterosclerosis y enfermedades vasculares en general.

Lesión medular por artropatía cervical o por lesión del resto de la columna, si existe afectación de la misma.

Vasculitis reumatoidea o inflamación de los vasos sanguíneos, lo que puede dar lugar a lesiones de la piel, lesiones nerviosas por alteración del sistema nervioso periférico (Neuritis), afectación del sistema nervioso central y lesiones cardiacas.

También el tratamiento de la Artritis Reumatoide puede dar lugar a efectos secundarios importantes.

Es una enfermedad para la que no existe prevención conocida y la mejor manera de hacer prevención de las complicaciones es con un diagnóstico y un tratamiento precoces.

.

El Tema: Artritis Reumatoide. Curso Clínico, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín. Especialista en Medicina Interna.  Colegiada Nº 49/556,  para publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada