sep 16

Historia de la Sexualidad. Puritanismo.

 

Historia de la Sexualidad

Puritanismo

El inicio del Renacimiento es una época marcada, entre otras cosas, por la presencia de  mayor libertad sexual que de forma clara se expresa tanto en la Pintura como en la Literatura o en la Arquitectura,  pero a finales del siglo XV comienzan a aparecer (o a conocerse) algunas enfermedades de transmisión sexual que en aquel momento fueron consideradas como castigo divino a los excesos sexuales.

El Puritanismo de los siglos XVII-XIX consideraba que cualquier conducta sexual que no tuviera como finalidad la reproducción era una conducta sexual anormal, condenable  y pecaminosa

También ligan la actividad sexual no reproductiva a enfermedad.

La masturbación era considerada como causante  de enfermedades como  la epilepsia, la tuberculosis e incluso de deformidades en los hijos que pudieran engendrar en otro momento, quienes acostumbraran a practicarla.

En esa época existían tratados médicos dedicados al tema de la cura de esas calificadas como “desviaciones sexuales”.

Las actitudes y la permisividad ante la Sexualidad también en esta época como en cualquier otra, dependía de la clase social a la que se perteneciera. Las clases media y baja se veían obligadas a  comportarse o a fingir que se comportaba de acuerdo con la moral imperante, mientras que entre las clases altas o las escalas altas del clero eran más liberales en sus costumbres.

Parte de la responsabilidad de los mitos existentes la tuvieron los médicos que defendían que el practicar más sexo o la masturbación iba ligado a morir jóvenes, a padecer una serie de enfermedades  o a volverse idiotas.

Pero, por otra parte, en las grandes ciudades europeas existían verdaderos ejércitos de prostitutas, lo que quiere decir que alguien las utilizaba.

Además estaba muy extendida la prostitución infantil.

La clase alta en cambio disfrutaba de amor libre.

En la época victoriana es cuando se promulgaron las primeras leyes conocidas contra la pornografía.

A finales del siglo XVIII el marqués de Sade introdujo en Francia una nueva visión del placer sexual.

Recibió condenas e interpretaciones equivocadas que llevaron a  que se consideraran sus escritos como incitación a la perversión y al crimen.

En la actualidad, en ocasiones también se continúa interpretando equivocadamente los escritos de Sade.

No comments yet.

Add a comment


ocho − = 5

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons