Entradas

09
Dic

Medicamentos y Conducción de Vehículos

Parece que hasta alrededor de un 80% de las personas  que consumen a diario Medicamentos que pueden influir en la conducción, desconocen sus efectos negativos y las posibles interferencias con tal actividad.

Se considera que el 25% de los fármacos que se venden en España  pueden interferir en la conducción correcta de un vehículo.

Por tanto, es importante que quienes tomen este tipo de Medicamentos tengan información sobre sus efectos para poder actuar en consecuencia. cuando tengan que ponerse a conducir.

Cómo interfieren los Medicamentos en la Conducción

Las interferencias de los Medicamentos con la actividad de conducir correctamente pueden ser de varios tipos a saber:

Por su efecto terapéutico: Es decir por el efecto buscado cuando a un paciente se le administran tales fármacos

Por ejemplo, hipnóticos y sedantes, que dan somnolencia.

Es el efecto que se espera que se produzca al tomarlos y por lo que se le administran a ese paciente en concreto.

Por sus efectos secundarios: Son fármacos que se administran buscando otros efectos pero que sus efectos conocidos como secundarios van a producir efectos indeseados sobre la actividad de conducir.

Como el efecto sedante de los antihistamínicos que se toman para hacer tratamiento de las  alergias, o de los anti H1  que se emplean para tratar de solucionar problemas gástricos.

Como su nombre indica son efectos secundarios que las personas que los desconocen, no espera que puedan ocurrir al tomarlos, pero de los que el médico debe advertir para el caso en el que el paciente haya de conducir un vehículo.

Por interacción con otros medicamentos: En el caso de que se tomen a la vez dos o más fármacos y que alguno de ellos aumente los efectos secundarios indeseables del otro.

Es decir, que unos medicamentos pueden aumentar los efectos sedantes o indeseables de otros. que por si solos apenas serían valorables.

Otros Factores a valorar en la Conducción son:

Condiciones en las que se encuentra el conductor y que pueden ser desfavorables a la hora de conducir tales como:

Edad avanzada.

Mal estado de salud.a

Estado psíquico alterado.

Especial sensibilidad individual a los medicamentos.

Hábitos a la hora de conducir:

Vías utilizadas.

Luminosidad.

Horarios.

Densidad de tráfico.

Condiciones atmosféricas, etc.

Medicamentos, Alcohol y Conducción de Vehículos.

Hay Medicamentos que Interaccionan o refuerzan el efecto  del Alcohol.

Ésto quiere decir que van a aumentar la inseguridad al volante de un conductor que, además  de Alcohol, haya tomado alguno de esos fármacos.

Puede tratarse de un conductor que debe  hacer tratamiento con psicofármacos pero que  además toma Alcohol pos su cuenta aunque lo tenga contraindicado.

En estos casos va a aumentar el efecto depresor del Alcohol sobre el Sistema Nervioso Central.

En ocasiones, aunque la ingesta de Alcohol haya sido escasa, los efectos que tienen este tipo de fármacos equivale a una subida considerable de los niveles de alcohol en la sangre.

También el Alcohol modifica el comportamiento de algunos Medicamentos. Por ejemplo, aumenta el efecto sedante  de los hipnóticos y aumenta la hipotensión que producen algunos fármacos antidepresivos.

Además hay que tener presente que existen algunos Medicamentos que llevan alcohol (etílico o etanol) en su composición.

Como norma general no se debe tomar Alcohol nunca cuando se va a conducir. Pero mucho menos cuando se consumen Medicamentos que también pueden alterar la capacidad de conducción.

Interacción de Medicamentos y Alcohol.

Existen una serie de Medicamentos de los que se conoce perfectamente la intercción que tiene con el Alcohol. Algunos de ellos se exponen a continuación:

Analgésicos opiáceos:

 Van a aumentan los  efectos sedantes e hipotensores del Alcohol.

– Antihipertensivos como los IECA, los ARA II, los betabloqueantes y los antagonistas del calcio:

Aumentan el efecto hipotensor del Alcohol y viceversa, el Alcohol aumenta el efecto hipotensor de estos fármacos.

– Antibióticos tales como el metronidazol y el cefamendol:

Van a producir Taquicardia o aumento del ritmo cardiaco. Causan mareo de mayor o menor intensidad pero que puede llegar a la pérdida de conocimiento del sujeto. O disnea, o dificultad respiratoria, de mayor o menor intensidad.

Fármacos Antiepilépticos:

El Alcohol va a reforzar o aumentar los efectos secundarios de estos fármacos, el mas importante y peligroso de los cuales es la sedación.

Fármacos Antidepresivos:

Así mismo el Alcohol aumenta sus efectos sedantes.

– Antidiabéticos orales:

Aumentan efecto hipoglucemiante.

– Antihistamínicos, antipsicóticos y relajantes:

El Alcohol va a aumentar el efecto sedante de estos fármacos.

.

El Tema: Medicamentos, Alcohol y Conducción de Vehículos, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín. Especialista en medicina Interna y Neurología, para publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada