abr 9

Adenoma de Hipófisis. Adenomas Hipofisarios (continuación)

Hipófisis

Adenomas Hipofisarios (continuación)

Adenomas productores de TSH

La hormona TSH es la que estimula o frena, según sus niveles en sangre,  a la glándula tiroides.

El Adenoma productor de TSH representa alrededor del 1% de todos los Adenomas Hipofisarios.

Son más frecuentes en mujeres.

Muchos pacientes el primer síntoma que presentan es un bocio o un hipertiroidismo.

Es frecuente el crecimiento progresivo e invasivo de estos tumores.

Se acompañan de síntomas de alteración del funcionamiento de la glándula tiroides, tales  como:

Pérdida de peso.  Nerviosismo.

Diarreas frecuentes.   Temblores.

Alteraciones del ritmo cardiaco.

Insomnio o sudoración profusa.

Más los síntomas de crecimiento hipofisario:

Cefaleas.  Alteraciones de la visión.enfermedades-hipofisarias  Náuseas.

Vómitos.  Mareos e incluso convulsiones.

Adenoma productor de ACTH

La hormona ACTH es la que estimula o frena el funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

Se le conoce también a este Adenoma con el nombre de Adenoma basófilo de la hipófisis.

Representa alrededor de un 15% de todos los Adenomas.

El tamaño promedio que alcanzan es de unos 4-6 mm. Raras veces invaden el seno cavernoso.

Se suelen manifestar con los siguientes síntomas:

Dolor de cabeza intenso y continuo.

Alteraciones de la visión porque al crecer van a comprimir el quiasmo óptico.

Van a dar lugar a síntomas de síndrome de Cushing tales como:

Aumento de peso.

Aumento de tamaño de cara, cuello y tronco, con piernas y brazos delgados.

Acumulación de grasa en forma de joroba, en la zona alta de la espalda.

Piel delgada con estrías rosadas.  Aparecen frecuentemente hematomas en la piel.

Fracturas de huesos frecuentes.

Ansiedad, irritabilidad y depresión.

Apoplejía Hipofisaria

Se conoce con este nombre cuando surge un problema circulatorio, por sangrado brusco del tumor de la hipófisis.

Suele ocurrir en el caso de macroadenomas , cuando en su crecimiento invaden y rompen algún vaso sanguíneo, y se produce una hemorragia con el consiguiente infarto y necrosis de la zona hipofisaria que queda sin riego.

Si el Adenoma se desplaza, puede dar lugar a lesiones en el seno cavernoso, de quiasma óptico y nervio óptico o de algunos pares craneales.

Los síntomas de Apoplejía Hipofisaria son:

Cefaleas. Vértigo.

Náuseas y vómitos.

Alteraciones del campo visual.

Pérdida de visión. Vértigo. Fiebre.

Meningismo. Hemiparesia.

Dolor facial o alteraciones de la sensibilidad de la cara.

Alteraciones de la conciencia.

En ocasiones, crisis convulsivas.

Diagnóstico diferencial.

Se ha de distinguir la Apoplejía Hipofisaria de enfermedades que tienen síntomas parecidos tales como:

Rotura de un aneurisma intracraneal.

Trombosis del seno cavernoso.

Encefalopatía hipertensiva.

Insuficiencia vertebrobasilar.

Hemorragia por otro tumor intracraneal.

Arteritis de la temporal.

Migraña.  Neuritis óptica.  Meningitis. Etc.

En el 50% de los casos de Apoplejía Hipofisaria se ha identificado algún factor predisponente, tales como:

Traumatismo craneal.

Embarazo.

Bypass cardiaco.

Cetoacidosis diabética.

Hipo o hipertensión.

Cirugía intestinal.  Anticoagulación,. Etc.

No comments yet.

Add a comment


5 − = uno

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons