sep 17

Cólico Renal

Cólico Renal

Diagnóstico Diferencial del Cólico Renal

El Cólico Renal se puede confundir con otras enfermedades tales como:

Los aneurismas de aorta abdominal.

Pielonefritis o infección  del riñón.

Absceso renal que se puede presentar tras una pielonefritis.

Coágulos que obstruyen las  arterias renales.

Herpes Zoster de la zona lumbar. El Herpes Zoster generalmente se manifiesta cun un dolor muy intenso unos días antes de que aparezcan las típicas lesiones ampollosas.

Pleuritis o inflamación de la pleura. es un proceso muy doloroso.

Neumonía basal o de las zonas inferiores de los pulmones.Fotolia_38379810_colico-nefritico

Lumbalgias mecánicas.

Cada una de estas patologías tienen características clínicas propias que las diferencian del Cólico Renal.

En todo caso el diagnóstico definitivo se realiza mediante las pruebas diagnósticas ya apuntadas.

Tratamiento

La gran mayoría de los Cálculos renales suelen ser de pequeño tamaño  y se expulsan espontáneamente.

El tratamiento conlleva:

Realizar una hidratación correcta.

Poner calor suave en la zona lumbar.

En cuanto a medicación se utilizan:

Espasmolíticos como la Buscapina.

Analgésicos. Se suele utilizar el  Nolotil por su poder analgésico.

Antiinflamatorios no esteroideos.

Se prefiere asociar Analgésicos y Antiinflamatorios por su mayor efectividad para controlar el dolor.

La hidratación abundante está discutida porque, si hubiera una obstrucción en la vía urinaria, al aumentar la cantidad de orina podría  producirse una rotura en esa vía.

En casos de dolor intenso se pueden utilizar analgésicos más potentes como los derivados de la morfina.

Cuando el cálculo no se puede expulsar hay que recurrir a procedimientos  tales como:

Litotricia,  o  Ureteroscopia.

En ocasiones hay cálculos grandes que ocupan toda la pelvis renal, llamados coraliformes. En estos casos se indica extirpación mediante tratamiento quirúrgico.

Prevención

Hay algunos factores ligados a esta enfermedad, por ello para prevenirla se recomienda:

Controlar el consumo de alimentos ricos en oxalatos como el té, las espinacas, tomates y judías.

Evitar el consumo exagerado de productos lácteos, por su contenido en calcio.

También tienen altos niveles de calcio: carnes, huevos y pescado, por lo que es bueno controlar su consumo.

Evitar alimentos que eleven el ácido úrico.

Hacer un consumo moderado de sal, dulces y alcohol.

Realizar ejercicio físico a diario.

Beber al menos 2 litros de líquido diarios para evitar que la orina esté muy concentrada.

No comments yet.

Add a comment


+ dos = 5

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons