abr 11

Leucemia Linfoide Crónica (LLC)

Leucemia Linfoide Crónica

La Leucemia Linfocítica o Linfoide Crónica, es una variedad de Leucemia o cáncer de la sangre caracterizada por una alteración de los linfocitos.

En el caso de este tipo de leucemias, los linfocitos, están  maduros pero son incapaces de cumplir sus funciones inmunitarias y viven más tiempo de lo normal,  lo que tiene como consecuencia que se acumulen en gran número en la sangre y en la médula ósea.

Este tipo de Leucemia es la que más afecta a adultos y su incidencia es mayor en edades  avanzadas.

Es más frecuente en el sexo masculino que en el sexo femenino.

En el año 2010 se consiguió secuenciar de forma completa el genoma de esta Leucemia, lo que permitirá diseñar nuevos fármacos y nuevos tratamientos.

Síntomas de Leucemia Linfoide Crónica

Los síntomas de esta enfermedad dependen de la fase evolutiva en la que se encuentra.

Fase Asintomáticaimage002

El paciente se encuentra bien pero en la sangre aparece un aumento notable del número de linfocitos.

El Hematólogo en esta fase se limita a  hacer seguimiento clínico del paciente.

Éste puede permanecer estabilizado largo tiempo o comenzar a presentar mayor aumento de los linfocitos en sangre y además alguna alteración de otros parámetros sanguíneos como el LDH, plaquetas, gammaglobulinas, etc.

Fase Sintomática

La progresión de la enfermedad lleva a sumarse al número de linfocitos elevados, la aparición de los siguientes síntomas:

Inflamación de ganglios de alguna cadena linfática. Generalmente comienzan en cuello y supraclaviculares

Cansancio importante.

Episodios de Fiebre de origen desconocido.

Sudoración excesiva y continua

Inflamación de hígado (hepatomegaliz)  y de bazo (esplenomegalia).

Infecciones de todo tipo de repetición.

Inapetencia o falta de apetito y saciedad temprana o sea, sentir sensación de estar muy lleno tras ingerir poca cantidad de comida.

Pérdida de peso progresiva

Aparición de hematomas espontáneos (en la última fase de la enfermedad).

Además aparecen las siguientes alteraciones:

En sangre periférica

Aumento de linfocitos maduros.

Se debe hacer diagnóstico diferencial con otras enfermedades en que esa linfocitosis está presente.

En médula ósea

Linfocitosis superior al 30%. Infiltración difusa y parcheada en la médula.

En esta Fase Sintomática, en función del estado general del paciente y del hemograma, el Hematólogo programa el comienzo del Tratamiento.

No comments yet.

Add a comment


1 − uno =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons