Entradas

15
Ene

 

 

 

Dermatitis  Atópica

También conocida como Eczema Atópico.

Es una Enfermedad de la Piel, Crónica y Resistente, que consiste en un trastorno funcional de las glándulas sebáceas que producen más grasa de lo normal sobre una piel eminentemente seca y cuyo Síntoma más importante y molesto es el Picor.

Es más frecuente en niños y lo normal es que se inicie en el primer año de vida. En algunos casos (pocos) puede desaparecer a los 5-6 años de edad.

El inicio en la edad adulta es raro.

Es la segunda dermatosis por orden de frecuencia, y su prevalencia es del 10-20% en la población general de países desarrollados.

El prurito desesperante que produce disminuye de forma importante la calidad de vida de quien la padece, por lo que esta enfermedad es motivo de consulta frecuente en Atención Primaria y Dermatología.

Parece ser que el origen es multifactorial, o sea, que influyen factores constitucionales, ambientales e incluye un defecto innato de inmunidad.

La padecen todas las razas, está presente en todos los países del mundo y tiene difícil tratamiento.

Estos pacientes presentan con frecuencia, añadidos a su enfermedad, alergias diversas y asma.

Existen varias teorías sobre el Origen de la Dermatitis Atópica, pero las más importantes son:
1- Teoría Genética.
En el 50-70% de los casos existen antecedentes de “atopia” familiar, y se ha podido demostrar  que hay una predisposición familiar a padecer esta enfermedad.
Se denomina persona atópica cuando alguien padece dermatitis, alergias ambientales y/o asma. Sea una o varias de estas afecciones.
2- Teoría Psicológica o Funcional.
La piel es el órgano mas externo del cuerpo, a través del cual se realizan los primeros contactos con el mundo que nos rodea y, por tanto, el primero que recibe interacciones con el medio, generando una reacción favorable o desfavorable a lo que recibe.
En este sentido hay que valorar:
Los factores externos estresantes que afectan al individuo.
La percepción que el individuo tiene de sí mismo y de los factores estresantes que le rodean.
El impacto del estrés sobre el individuo y el comportamiento que adopta para adaptarse al estrés.
En los niños las situaciones de estrés pueden ser causa de determinados patrones de comportamiento y de reacciones fisiológicas acompañantes, por lo que es probable que niños, bajo situaciones estresantes, desarrollen reacciones dermatológicas anormales.
Síntomas de la Dermatitis Atópica
Los Síntomas más llamativos de la enfermedad van a ser:
Enrojecimiento e  inflamación de la piel en la zona afectada asociado a picor intenso, Debido al picor  pueden aparecer lesiones de rascado, y en ocasiones aparecen ampollas sobre las que se forman costras.
Pigmentación distinta de la piel afectada que suele ser o mas clara, o ligeramente mas oscura, aún cuando no hay brotes de la enfermedad.
El picor aparece generalmente antes que las lesiones dérmicas.
Caspa abundante y persistente en el cuero cabelludo.
Diagnóstico de la Dermatitis Atópica
El diagnóstico se va a realizar por los signos clínicos de la enfermedad y los síntomas que refiere el paciente
Por el aspecto ya descrito de piel y de las lesiones típicas de esta dermatitis y por el prurito intenso (mayor que en otras dermatitis).
La localización en los niños menores de un año las alteraciones suelen comenzar en las mejillas, en cambio en los adultos, aparecen más en zonas flexoras de rodillas y codos, en cuello, manos y pies.
Durante un brote severo las lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.
La Dermatitis Atópica se suele acompañar de otras alergias y de asma y, a menudo, existen antecedentes familiares de atopia, como alergias, asma o dermatosis.

Criterios de Hanifin y Rajka para el diagnóstico de Dermatitis Atópica.

Según esto, han de  existir al menos tres criterios menores y tres mayores, de los que se exponen a continuación para hacer el diagnóstico de Dermatitis Atópica

Criterios Mayores (debe haber al menos tres signos)

Prurito.

Morfología y distribución típicas de la enfermedad.

Liquenificación flexural o linealidad (en adultos).

Afectación facial y de zonas de extensión (niños).

Dermatitis crónica o con recaídas frecuentes.

Historia familiar y/o personal de atopia (asma, rinitis alérgica)

Criterios menores (debe haber al menos tres signos).

Xerosis, Ictiosis/ hiperlinearidad palmar/ hiperqueratosis folicular.

Reactividad cutánea inmediata positiva, IgE sérica elevada, Comienzo precoz.

Tendencia a las infecciones cutáneas (Stafilococcus y herpes simples).

Tendencia a dermatitis inespecífica de manos o pies, Eczema del pezón, Queilitis.

Conjuntivitis recurrente, Pliegue infraorbitario de Dennie-Morgan, Queratocono.

Cataratas subcapsulares anteriores, Cerco periorbitario, Palidez o eritema facial, Pitiriasis alba.

Pliegues anteriores en el cuello, Prurito con el sudor.

Intolerancia a la lana o los solventes lipídicos, Acentuación perifolicular, Intolerancia alimentaria.

Curso  influido por factores emocionales y ambientales, Dermografismo blanco.

.

El Tema: Dermatitis Atópica. Síntomas,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín.  Especialista en Medicina Interna,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada