Entradas

28
Abr

 

Por razones imprevistas se anula el servicio telefónico. Cualquier consulta puede realizarse a través del blog de la página web  tumedicoaltelefono

Todas las consultas serán respondidas por el orden que se reciban.

 

Gota

Información sobre la Gota

La Gota se produce por exceso de Ácido Úrico.

Cuando el Ácido Úrico en sangre alcanza valores por encima de 6,8 mg/dl es lo que se llama Hiperuricemia.

Si el Ácido Úrico deja de ser soluble y se deposita en distintos tejidos, sobre todo articulaciones y riñón (como cuando se pone demasiado azúcar en el café y queda en el fondo) es lo que se llama Gota

La Hiperuricemia precede y provoca la Gota.

Los ataques de Gota son controlables

Si has tenido alguna vez un ataque de Gota fue debido a que tenías cristales de Ácido Úrico depositado en las articulaciones.

Deberás mantener unos niveles de Ácido Úrico en la sangre inferiores a 6 mg/dl, para no tener Hiperuricemia.

Si consigues el control de las cifras de Ácido Úrico, es probable que no sufras ataques de Gota otra vez.

Ni los antiinflamatorios ni la colchicina bajan el Ácido Úrico.

Los antiinflamatorios y la colchicina son útiles en el ataque agudo de Gota para el control del dolor y de la inflamación, pero no bajan el Ácido Úrico.

Para disminuir los niveles de ácido úrico existen la dieta alimenticia y los fármacos hipouricemiantes.

Ataque de Gota al inicio del tratamiento hipouricemiante.

A veces, al iniciar (y solo al iniciar) un tratamiento hipouricemiante o al cambiar la dosis del mismo, podemos desencadenar un ataque agudo de Gota.

Esto no significa que el tratamiento no funcione, sino más bien lo contrario.

Estos ataques de dolor deben prevenirse con tratamiento profiláctico con antiinflamatorios o colchicina, durante los primeros meses de tratamiento hipouricemiante.

No se debe retirar el tratamiento hipouricemiante durante un ataque de Gota.

De la misma manera, si no se ha iniciado aún tratamiento hipouricemiante, no se hará durante el ataque.

La mejor dieta: La Mediterránea.

Una dieta equilibrada en hidratos de carbono y grasas, además de control del sobrepeso, y la disminución o supresión de las bebidas alcohólicas, facilitan el control de la hiperuricemia.

Tanto la hiperuricemia como la Gota se asocian a un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular.

Es importantísimo controlar, además, otros factores de riesgo cardiovascular como el colesterol, la tensión arterial y los niveles de azúcar, porque uno a uno van sumando.

 

El Tema: Gota o Artritis Gotosa. Información sobre la Gota, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra. María Julia Romero Martín. Especialista en Medicina Interna, para publicar en: www.tumedicoaltelefono.es

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada