Entradas

04
Sep

 

Necrosis Grasa Diseminada

Esta patología se conoce también con el nombre de Necrosis Grasa Metastásica y se trata de la aparición de lesiones similares a las de la paniculitis nodular, que se presentan en el 66% de los casos de pancreatitis y en un 34% de las personas que sufren un cáncer de páncreas.

La Necrosis Grasa se localiza con mayor frecuencia  en zonas alrededor de las articulaciones (66% de los casos). En estos pacientes da lugar a una artritis que puede ser muy destructiva y que se acompaña de fiebre.

En ocasiones se observan trayectos fistulosos desde la zona de la Necrosis Grasa hasta en espacio articular afectado.

También se puede complicar con osteolisis o destrucción de huesos por debajo de la zona de la necrosis.

Parece que la Necrosis Grasa Diseminada se debe a la liberación de unas enzimas pancreáticas a la sangre o a la linfa, que son las que provocan las lesiones a distancia. Por ello la enfermedad también se llama Necrosis Grasa Metastásica.

Cuando aparece este síndrome en pacientes con pancreatitis la tasa de mortalidad es elevada. En los tumores pancreáticos es signo de que la muerte va a suceder en semanas o en pocos meses.

No se conoce tratamiento eficaz para la Necrosis Grasa.

En general, el tratamiento ha de ser el de la enfermedad que la provoca.

Adiposis Dolorosa

También conocida como enfermedad de Dercum.

Consiste en la presencia de depósitos delimitados de tejido adiposo o graso, localizados preferentemente en las extremidades, pero también en otras partes del cuerpo.

Esos depósitos son más frecuentes alrededor de las articulaciones, sobre todo en las rodillas.

Afecta con más frecuencia a mujeres que a varones, con proporción 30/ 1. Y, en general, la enfermedad se ve más en personas obesas.

El tamaño de las lesiones oscila entre 0,5 y 5 cm.

La Adiposis Dolorosa rara vez se inicia en las mujeres antes de la edad de la menopausia.

Generalmente son casos esporádicos, pero a veces se ha detectado una acumulación familiar, al parecer de origen genético y con carácter dominante.

Hay dolor y parestesias al presionar las lesiones, pero el dolor puede aparecer también de manera espontánea.

La Adiposis Dolorosa se asocia con frecuencia a debilidad, fatiga, inestabilidad emocional e incluso a demencia.

El tratamiento se realiza administrando lidocaína, pero los resultados son poco satisfactorios.

 

El Tema: Necrosis Grasa Diseminada, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín, Especialista en Medicina Interna, para publicar en: www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada