Entradas

04
Ene

 

Insomnio

El Sueño es un periodo de descanso diario que el organismo necesita para recuperar funciones importantes y para reponerse de la fatiga de la vida diurna.

Dormir es un proceso fisiológico durante el que algunas partes del cerebro permanecen tan activas como en la vigilia

El sueño es una función vital necesaria e indispensable para los seres humanos.

En esta publicación se va a tratar de la falta de Sueño o Insomnio.

Las horas de sueño que necesita cada persona van a depender tanto de parámetros fisiológicos genéricos como individuales. Estos se ven influenciados directamente por los hábitos sociales como por las rutinas a las que nos hallamos sometidos, el estilo de vida, el nivel de agotamiento físico o la estación del año.

Se define el Insomnio como un desorden del sueño durante largos periodos de tiempo, con experiencia de sueño inacabado y no reparador, que reúne una o más de las siguientes características:

Dificultad para iniciar el sueño.

La persona insomne no puede conciliar el sueño al acostarse

Dificultad para mantenerlo.

Puede dormirse en un primer momento, pero va a tener despertares más o menos largos de manera continua

Despertar excesivamente pronto.

Puede conciliar el sueño en un primer momento, pero dormir pocas horas

En cualquier caso cada, persona necesita unas horas determinadas de sueño que le van a permitir mantener una situación de vigilia adecuada, tanto física como psíquicamente.

Solo quien no puede dormir sabe lo desesperante que pueden ser esas noches pasadas en  intentar conciliar el sueño y no conseguirlo. Dar vueltas y más vueltas en la cama,  en tratar de ahuyentar de la cabeza las preocupaciones más acuciantes que parecen no querer abandonarnos ni por unos momentos en las horas nocturnas. Contar corderos…. Y encima, conocer de antemano  la resaca y el cansancio que se han de soportar al  día siguiente.

En general es más importante la calidad del sueño que el número de horas que dormimos, aunque sean necesarias un determinado número de éstas.

La falta de sueño, el Insomnio, la falta de descanso reparador de cuerpo y mente se acompaña de una serie de problemas añadidos tales como:

Sensación de cansancio intenso, somnolencia y lentitud para realizar las actividades de la vida cotidiana, durante el día.

Trastornos de la memoria y la atención. Dificultad para recordar cosas banales como nombres o fechas. Dificultad para fijar la atención durante el mismo tiempo que se puede hacer cuando se está descansado y bien dormido.

Menor rendimiento en el trabajo, con lentitud al realizar las tareas asignadas y dificultad para concentrarse.

Irritabilidad y mal humor permanentes.

Riesgo de accidentes por la somnolencia y el problema para concentrarse en lo que se está haciendo.

Y, en general, influencia negativa sobre las actividades de la vida diaria.

 Hay cifras variables, dependiendo de distintos estudios, de la incidencia de este problema, pero parece que padecen:

  • Insomnio crónico el 15% de la población.
  • Insomnio intermitente el 30

Causas del Insomnio

Las causas del Insomnio son muy variadas

En la sociedad actual ocurre a menudo que se asume un Insomnio voluntario derivado de compromisos sociales y personales en horario nocturno. Pero, además, existen otras situaciones de malos hábitos de sueño que pueden llegar a producir un Insomnio crónico a muchos individuos.

En primer lugar, el Insomnio depende de las muy diversas circunstancias particulares de cada persona.

Dicho esto, se van a  enumerar a continuación una serie de factores de carácter general que pueden influir negativamente a la hora de poder conciliar un buen sueño.

  • Poca confortabilidad del dormitorio.
  • Ruidos externos.
  • Exceso de frío o de calor.
  • Cena abundante.
  • Largas siestas o somnolencia diurna (sobre todo en ancianos).
  • Cambio de horarios.
  • Dejar de hacer ejercicio habitual.
  • Situaciones de stress (problemas laborales, familiares…).
  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Otras drogas.
  • Estimulantes  como café o té, tomados poco tiempo antes de dormir.
  • Medicamentos: Anfetaminas o medicamentos para adelgazar adquiridos sin receta. Efectos secundarios de algunos fármacos. Se ha demostrado que en personas mayores de 65 años, cuantos más fármacos toman, más alteraciones del sueño padecen.
  • Miedo a no dormir. Se llama insomnio aprendido. Consiste en no dormir durante unos días debido a algún problema real que en ese momento está sucediendo. Cuando el problema se soluciona la persona sigue con Insomnio, obsesionada por la idea de que va a continuar sin poder dormir.  Es decir que no se duerme por el miedo a no poder dormir.
  • Menopausia.   En esta época de su vida, es frecuente que la mujer padezca Insomnio. Por un lado debido a las alteraciones hormonales de esa etapa vital. Y por otro por los efectos que producen estas variaciones hormonales (sofocos, sudoración ). A menudo se escucha a la mujer con menopausia, quejarse de que se despierta por la aparición brusca de sudoración profusa o de sofocos que son más frecuentes durante la noche. Al hablar de la sintomatología de la menopausia se alude sobre todo a  sudoración, sofocos, irritabilidad, ansiedad, etc. Pero lo cierto y evidente es que el Insomnio es uno de los síntomas de larga duración ( 2-3 años )  más frecuentes en esa etapa de cambios endocrinológicos de la mujer.
  • Edad. En los mayores de 65 años existe, como es bien conocido,  una pérdida de la arquitectura del sueño con alteración del ritmo circadiano (somnolencia de día e insomnio de noche)  Por tanto, el sueño es mas fragmentado ( se despiertan muchas veces a lo largo de la noche )  que en las personas jóvenes.

 

El Tema:  Insomnio. Problemas Añadidos al Insomnio, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín. Especialista en Neurología y  Medicina Interna,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada