Entradas

18
Sep

 

Estrés

Qué es el Estrés

El empleo de la palabra Estrés es anterior a su uso científico.

Dejando a un lado el significado etimológico y el origen de esta palabra, en cuanto a su uso científico se le han aplicado tantos significados que no existe una definición aceptada por todos los estudiosos del tema.

Si hablamos de Estrés nos podemos referir a varios conceptos: trauma psicológico, ansiedad, nerviosismo, conflicto, frustración, etc.

Cuando en 1936 se empezó a hablar de Síndrome General de Adaptación, se llamó estresores a los agentes que desencadenaban ciertas respuestas en el individuo.

Definiciones

En la actualidad la definición de Estrés entra en alguna de las siguientes categorías:

– Definición basada en los estímulos.

Estrés es un estímulo que da lugar en un individuo a una respuesta de tensión, independiente de las acciones o características de la persona.

– Cómo se define en base a la respuesta.

Estrés es la respuesta psicológica o fisiológica que manifiesta una persona ante un agente estresante.

– Definición basada en el concepto estímulo-respuesta.

Se considera el Estrés como la consecuencia de los estímulos ambientales que recibe un individuo y su respuesta personal a tales estímulos.

– Definición basada en la relación individuo-entorno.

Estrés es el resultado de la relación de un sujeto de determinadas características y un entorno que es valorado por aquel como amenazante, porque cree que pone en peligro su bienestar y pone a prueba su capacidad de reacción.

En resumen, se puede definir el Estrés de manera amplia como la respuesta fisiológica y/o psicológica y conductual de una persona que intenta adaptarse y ajustarse a presiones internas y/o externas.

El estresor sería una situación, una persona, un suceso o un objeto que se percibe como amenazante y por tanto conduce a una situación de Estrés.

Características de las situaciones de Estrés

Estas características pueden ser:

Unas exigencias excepcionales del organismo en determinado momento.

La falta de información, porque es inadecuada o insuficiente, para satisfacer esas exigencias.

Puesta en marcha de una activación fisiológica importante.

En consecuencia, un desequilibrio entre las demandas del organismo ante un agente estresor y los recursos de respuesta que posee el individuo.

Se ha de tener en cuenta que los estresores pueden ser agradables o desagradables. Por ejemplo, un ascenso en el trabajo puede ser estresante.

En el Estrés hay que considerar los siguientes elementos:

Agentes potencialmente estresantes: Como pueden ser una tensión crónica o ciertos acontecimientos vitales puntuales.

– Dotación genética: Para estar predispuesto a una especial vulnerabilidad sobre todo psicológica.

– Malas experiencias pasadas: Que pueden ser experiencias tempranas o vividas durante la etapa de adquisición de habilidades.

– Defensas psicosociales: Fallo en los mecanismos psicológicos de defensa, de la defensa perceptiva o por falta de apoyo social.

– Predisposición a manifestar una reacción fisiológica excesiva: Mediante una activación neuroendocrina o inmunológica.

– Falta de aprendizaje de estrategias adecuadas de conducta: Que pueden ser malas conductas de adaptación, sustitutivas, o conductas malsanas.

Cómo actúa el Estrés sobre la Salud

Las reacciones al Estrés pueden ser:

Efectos físiológicos. Se elevan las catecolaminas con lo que aparece un aumento de la presión arterial, contracturas musculares y alteración del ritmo cardiaco y respiratorio.

– Estrategias inadecuadas de protección y defensa. Como puede ser una reacción, para superar las dificultades, de aislamiento y evitación.

– Desorganización funcional. Que se traduce en conductas estereotipadas y menor rendimiento personal.

– Comportamientos expresivos de ansiedad, cólera o nerviosismo.

– Otros efectos a largo plazo. Que pueden ser tanto sensibilidad por habituación como frecuentes crisis de Estrés con repercusión en la salud.

Cómo percibimos el Estrés

El Estrés es algo subjetivo y personal. En momentos diferentes reaccionamos y percibimos los sucesos de forma distinta, según nuestro estado físico y anímico. Se reconocen dos fases:

Una fase positiva del Estrés en la que la reacción del individuo es de optimismo, entusiasmo, lucidez mental, vitalidad, resistencia a la enfermedad, creatividad, etc.

En cambio, en la fase negativa del Estrés vamos a tener irritabilidad, depresión, pesimismo, baja productividad, fatiga, falta de concentración.

La magnitud del Estrés depende tanto de la intensidad y frecuencia del cambio ocurrido como de la capacidad de adaptación de cada individuo.

En el Estrés crónico sólo persiste la fase negativa, con sus manifestaciones que cada vez van a ser más acentuadas hasta poner en peligro la salud física y mental de quien lo sufre.

 

El Tema:  Estrés. Qué es el Estrés, ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín.  Especialista en Medicina Interna y Neurología, para publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada